Blog de Gafas

Blog personal

Noticias y comentarios personales

Cuarto hábito (el que más me hace sufrir):

Escrito por Gafas 22-12-2014 en reto. Comentarios (0)

Engancharme, que no enamorarme, de quien no debo. Pero yo no soy de los que es capaz de soltar el anzuelo, no..., yo me emperro y me emperro, y he llegado a tirarme horas y horas bajo un balcón a intempestivas horas de la madrugada, o he dado quince mil idas y venidas de la boca del metro al portero automático, deshojando una margarita de infinitos pétalos. Yo nunca miro si la piscina tiene agua, cuando aprendí a tirarme de cabeza me aseguré de tirar también la dignidad. Pero todo esto también remite, lento pero seguro. Me he comprado un flotador para sobrevivir a los naufragios.

Quinto hábito (el que hace que me sangren los labios -y el corazón-):

Soy comedor compulsivo de pipas, un hamster sapiens, que se puede meter entre pecho y espalda tres quilos y medio del sabroso fruto del girasol. Resultado final: un dolor de mandíbula tan grande que a punto deriva en hiperdesarrollo del trigémino, y heridas en los labios, los dedos negros, y unas ganas de vomitar tremendas. El cargo de conciencia ante la pesadez y el malestar corporal es tan grande, que a modo de mantra que digo: "No lo volveré a hacer, no lo volveré a hacer..." Inútil, yo siempre tropiezo en la misma piedra, y caigo en el mismo foso, será que mi memoria de pez no me permite la mesura.

El primer jugador de este juego inicia su mensaje con el título "5 extraños hábitos tuyos". Las personas que son invitadas a escribir un mensaje en su respectivo blog a propósito, de sus extraños hábitos, deben también indicar claramente este reglamento. Al final, debéis escoger 5 nuevas personas a indicar y añadir el link de su blog o diario web. No olvidéis dejar un comentario en su blog o diario web diciendo acepto el reto.

Hábitos

Escrito por Gafas 22-12-2014 en suspender. Comentarios (0)

Por petición de algún lobo teñizo de ceniza, he de contaros hábitos míos raros, a ser posible cinco (por el... tralará tralará). Supongo que es dícifil quedarme con cinco, pero lo voy a intentar, eso sí, se aceptan centimos de euro para gestionarme una buena psicoterapia. Va por ustedes!!

Primer hábito (el más físico):

Cuando empiezo un libro siempre leo el principio, hasta el primer signo de puntuación, y seguidamente me voy al final, y leo desde el penúltimo signo al punto y final que conmemora los límites finitos de la obra. ¿Por qué lo hago? Porque soy un cagaprisas, y necesito saber siempre todo, controlarlo todo, incluso la imaginación de otras personas. Hay casos curiosos, como "El coronel no tiene quien le escriba", de García Márquez, que finiquita sus frases con un soberbio y rotundo ¡Mierda! El libro es una verdadera maravilla, os lo recomiendo.

Segundo hábito (el que más ridículo me hace sentir):

Hablo solo. Esto no lo sabe nadie (mi madre sí, que ha regañado mil veces por eso). Voy por la calle, y depende de mi destino, digo unas cosas u otras: si voy enfadado y en busca de una conversación seria, ensayo las frases que tengo que decir; si voy feliz de la vida, me pongo a cantar (a veces a grito pelado, en serio). Ahora menos, pero antes me metía en el baño, y me pasaba horas, ¿hablando solo?, no, recreando los diálogos de las películas que tenía en mi cabeza; siempre he pensado que eso era mejor que meterse con el Marca como hacía mi hermano.

Tercer hábito (el que más problemas me acarrea):

Vivo la vida como una competición. Siempre tenía que ser el primero en los exámenes, y lo pasaba mal cuando esto no era así. Todavía recuerdo el primer examen que suspendí, uno de inglés en 8º de E.G.B., ¡qué mal rato! Ahora tengo la sensación de que mi vida es un rally que ganar, aunque a veces la veo tan pequeña, que no es más que un circuito de cars. De todas formas voy aprendiendo a ser más humilde, y eso se consigue a base de suspender exámenes, y de no ser siempre el empollón de la clase.